Entrevistas y Testimonios

Profesor Carlos Enguix asumirá como flauta solista en la Orquesta Filarmónica de Santiago

Profesor Carlos EnguixCarlos Enguix Pelufo, profesor del Conservatorio de Música de la Universidad Mayor se convirtió en el nuevo Flauta Solista de la Orquesta Filarmónica del Teatro Municipal de Santiago, luego de ganar el concurso convocado por la agrupación.

El flautista, oriundo de Valencia, España,  inició sus estudios musicales a la corta edad de ocho años, y desde mayo del 2012 se desempeña como profesor en la carrera de Interprete Musical Superior en Flauta Traversa  en el Conservatorio de la U. Mayor

Para el docente, haber sido escogido en su nuevo cargo significó una gran satisfacción. “Llevo muchos años estudiando, al igual que mucha gente.  A los 13 años decidí que este sería mi camino, que iba a profesionalizar mi gusto por la Flauta” señaló.

Enguix, quien llevaba  4 años trabajando como flautín en la Filarmónica, comentó que la clave para llegar a lograr este ascenso fue la paciencia y el trabajo constante.

“Esto es como un deporte de élite. Uno tiene que llevar una rutina diaria en la cual estudie sonido, técnica y repertorio siendo rigurosos. Hay que estudiar más con la cabeza que con los dedos”, finalizó.

Logro de nuestros estudiantes: Entrevista a Tania Torres Viveros

Tania Torres ViverosDesde que conoció al contrabajo en un encuentro regional de Orquestas en Temuco, mientras estaba en el colegio, supo de inmediato que quería estudiar y conocer más de ese instrumento.

En 2013 viaja a Santiago para ser parte del Conservatorio de Música de la Universidad Mayor y así estudiar Interprete Musical Superior en Contrabajo con mención en Música de Cámara de Orquesta.

Actualmente Tania cursa 6to año y además de cumplir con sus compromisos académicos, ella forma parte de un grupo de cámara con otros estudiantes de contrabajo, llamado “La Más Grave”, donde asisten a los distintos conciertos didácticos que realiza el conservatorio con el objetivo de acercar la música clásica a los escolares.

Buscando nuevas oportunidades y un mayor crecimiento profesional, Tania postuló al Festival Campo do Jordao, clasificando a un cupo para viajar a Sao Paulo por 2 semanas para formar parte de un campamento de invierno pedagógico que busca a través de distintas capacitaciones artísticas, promover el estudio de los distintos instrumentos musicales que forman parte del mundo clásico.

¿Qué significó esta oportunidad para ti?

Esto me enriqueció mucho, ya que aprendí tanto de cada persona y de cada pieza interpretada. Para mi significó además crear muchas redes y contactos.

Vi a muchas orquestas y grupos de cámara de gran calidad, grandes músicos que me entregaron mucha motivación y admiración para seguir creciendo como contrabajista.

¿Es mucha la diferencia entre el nivel chileno con el del resto de los asistentes?

El nivel de afuera es alto, pero nuestro nivel no se queda atrás, ya que está súper bien encaminado. Actualmente el profesor Sebastián Espinosa es un muy buen maestro, muy motivado, por lo que siempre está sacando lo mejor de nosotros.

¿Tuvo la posibilidad de aprender nuevas técnicas?

Lo que más aprendí es que en Brasil se toca mucha música contemporánea. Tuve la oportunidad de tener un repertorio distinto. Por ejemplo, en las técnicas extendidas, en la misma escritura rítmica y melódica me hacía usar el contrabajo de forma diferente y esto me gustó.

Aunque no cambio la música docta, no elegiría un estilo particular, sino que la música es una.

¿Qué se viene ahora, tiene planeado alguna otra experiencia internacional?

Tengo la idea de seguir postulando a otros festivales. Tener metas a mediano y corto plazo me pone motivaciones extras al estudio de todos los días, porque así se me hace más grato y me da la posibilidad de enfocarme en situaciones más concretas.

¿Recomiendas a tus compañeros del Conservatorio tomar estos desafíos de participar en distintas actividades fuera de Chile?

Sí, recomiendo completamente la experiencia. Yo volvería al Festival Campo do Jordao y a otras actividades en el extranjero y esperaría ver a varios de mis compañeros conmigo.

Logro de nuestros titulados: Entrevista al violista Hugo Cortés

Hugo CortésEn 2006 Hugo Cortés llegó al Conservatorio de Música de la Universidad Mayor para estudiar Interpretación Superior en Viola con mención en Música de Cámara y Orquesta. Gracias a su desempeño, tuvo la posibilidad de integrar la Orquesta de Cámara de la U. Mayor por 4 años consecutivos, lo que le permitió, no solamente obtener una beca de estudios, sino que además presentarse en grandes escenarios de nuestro país como lo son el Teatro Municipal de Santiago, el Teatro Oriente, Palacio de La Moneda, entre otros.

Hugo, quien obtuvo su grado y licenciatura de Interprete Superior en Viola en el año 2013, tomó la decisión de seguir perfeccionándose y buscar nuevas experiencias. Intentó cursar estudios en el extranjero, encontrando su oportunidad en la Universidad de la Música y Artes escénicas de Stuttgart, Alemania.

¿Por qué te fuiste a perfeccionar a Alemania?

La concepción musical que se desarrolla en Alemania, así como el rico medio cultural existente.

Viaje a Alemania, porque tuve la posibilidad de conocer a la Prof. Andra Darzins en las clases magistrales que ella dicto en la ciudad de Valdivia; lugar donde  quede sorprendido al ver y oír el  dominio, destreza,  y musicalidad que ella tuvo al ejecutar la viola. Realmente para mí las clases que recibí, y los conciertos que pude oír en ese momento, me abrieron absolutamente la percepción de las cualidades y riqueza con que la viola cuenta.

Esta experiencia, me impulso a buscar prepararme para poder audicionar en la Universidad de la Música y Artes escénicas de Stuttgart, lugar donde logré obtener una plaza para poder estudiar una Maestría  en Viola en la cátedra de la Prof. Andra Darzins.

Este 2016, he alcanzado el grado de Master of Music con nota máxima, 1.0 mit Auszeignung-con distinción-.

¿Cuáles fueron los principales desafíos de irse a vivir y estudiar en Alemania? El idioma por ejemplo

En lo personal, considero que uno de los grandes desafíos al vivir en otro país, es ser capaz de desenvolverse activamente en  una nueva sociedad y cultura, lo cual en gran medida tiene relación directa con el buen manejo del idioma, y la capacidad de adaptación con la que contemos, ya que no se puede pretender cambiar lo que no nos gusta de otras culturas, sin primero entenderlas. A mi parecer,  la base comienza por comprender el nuevo entorno donde uno se desenvuelve.

En el plano un poco más personal, ¿Cuáles han sido los mejores y peores momentos allá? ¿Alguna experiencia que le gustaría compartir?

En general considero mi experiencia fue muy positiva y  constructiva, dado el paradigma cultural Alemán es muy contrastante al nuestro como chilenos. Tuve que aprender ciertos patrones de conducta que permiten poco a poco ingresar dentro de la vida social y cultural de Alemania,  además de pulir cosas tan esenciales y útiles como lo son  la disciplina y la puntualidad.

Una cosa que puede causarnos gracia en este lado del mundo, es que para un Alemán no existe el doble sentido, esa clase de humor allá no se comprende, ya que su forma de pensar es muy lógica y funcional, quedando el espacio para los chistes de doble sentido fuera de su  diario vivir, por ende, la falta de precisión en la que a veces incurrimos al expresarnos, allá no sirve de mucho al momento de conversar con un alemán sea cual sea el contexto, ya que quedarán “marcando ocupado”.

Respecto a su profesor, ¿cómo ha sido su aprendizaje?, ¿le ha llamado la atención otro docente del Conservatorio?

Considero he tenido una suerte enorme, al haber sido formado por la Prof. Andra Darzins, quien fue solista de la orquesta de la Opera de Hamburgo por más de 10 años, además de ella haber sido alumna de los grandes maestros: Wolfram Christ y Kim Kashkashian, lo cual le da una experiencia y conocimiento enorme. Para mi cada clase fue una constante limpieza física y psicológica, para poder percibir y ejecutar a cada nuevo día  la música con mayor fluidez y honestidad, pudiendo solo así ser parte del proceso constructivo en búsqueda de una interpretación musical de calidad, que ojala pueda dar vida a una obra de arte.

La universidad de la Música y Artes escénicas de Stuttgart, cuenta con diferentes tipos de profesores, algunos especializados en la música de cámara, otros en el instrumento principal, otros enfocados en el entrenamiento orquestal, etc. La Prof. Andra Darzins fue mi tutora principal en viola, en el aspecto más “solista y personalizado” por decirlo de algún modo, así como Paul Pesthy, Viola solista de la orquesta de la Radio de Stuttgart, fue quien me instruyo en el estudio del repertorio orquestal, siendo sin duda sus conocimientos de un alto nivel, enfocado de manera precisa en lo que es la especialidad de la ejecución orquestal.

Respecto a sus compañeros, ¿cómo ha sido su proceso de socialización? De qué partes del mundo son sus pares

En la cátedra de viola de la cual fui parte, había personas provenientes de Francia, Corea, Chile, España, China, y por supuesto de Alemania. En las distintas asignaturas que me tocó cursar, así como en la vida universitaria, uno se encuentro con personas de Europa,  Asía, Latinoamérica, y en general de los 5 continentes.

La socialización es un proceso que puede ser en un comienzo lento, dado que el idioma es complejo, y su cultura bastante más reservada que la nuestra, por lo cual considero que como dice el dicho: “hay que darle tiempo al tiempo”, ya que con el pasar de los días se van conociendo nuevas personas, que de a poco se transforman en amistades que serán quizás para toda la vida. Fuera de ello, todos hablan inglés como lengua común,  por lo cual siempre cabe la posibilidad de expresar nuestras ideas de una u otra manera, cuando aún el idioma Alemán no está incorporado.

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Mi principal interés mientras me encuentre en Chile, es poder formar estudiantes que sean capaces de desarrollar al máximo sus potencialidades, no tan solo interpretativas y o musicales, sino sus cualidades como un ser humano integral, que les permita poder desenvolverse en su vida diaria con mayor conciencia y consecuencia.

En el caso de salir del país nuevamente, lo haría solo con el interés de continuar perfeccionándome, idealmente para estudiar un Doctorado en Artes Musicales en la Eastman School of Music. Eso por ahora es incierto, pero sería mi más cercano sueño.